Billy Cobham – Sa Pobla Jazz Festival 2006

Billy Cobham

Billy Cobham actuó en Sa Pobla

Billy Cobham

Tranquilidad, eso es lo que desprende Billy Cobham después de todos estos años de carrera y de ser referente para bateristas de todos los estilos, no en vano había una elevada concentración de ellos por metro cuadrado de Plaça Major de Sa Pobla. Su forma de tocar y moverse por el escenario para presentar los temas y al resto de la banda, reflejan a un tipo tranquilo que sabe que ya ha demostrado todo, y ahora le toca reunirse con un grupo de músicos simplemente para divertirse.

Ritmo, porque su impresionante continuidad como instrumentista y la discreción de sus solos, para sorpresa del sector profesional del público, no impiden dejar bien claro el groove de Billy Cobham.

Uno tiene miedo en estas bandas, de encontrarse con un elenco de comparsas de lujo cuyo único objetivo es ensalzar la figura del maestro, como ya sufrimos a finales del año pasado. En esto, Cobham también demostró que es un tipo discreto, que únicamente busca rodearse de gente con la que se sienta a gusto tocando.

El alemán Stefan Rademacher, compositor del tema “Sa Pobla” y bastante vinculado a la isla(como demostró el apoyo que recibió entre el público), se maneja perfectamente y tiene recursos suficientes a la hora de configurar esa cadencia jazz-funk que siempre asoma en la producción propia de Cobham.

Stefan Rademacher

El guitarrista vasco-francés Jean-Marie Ecay, demostró su eclecticismo durante todo el concierto, y algunas veces parecía hacérsele difícil encontrar su lugar en las improvisaciones, aunque cuando era apoyado por la base rítmica, alcanzaba momentos de elevado efectismo.

Christopher Cravero   es la curiosa combinación de violín y teclados, y aunque el primero parece ser su instrumento predilecto, demostró al teclado una impresionante capacidad creativa en sus improvisaciones.

Mención especial merece Wilbert “junior” Gill y su Steel-Pan, instrumento que estamos acostumbrados a oír como elemento decorativo de resonancias antillanas, y por eso en algunos momentos se llegó a hacer demasiado persistente. En cualquier caso, el steel-pan en manos de este percussionista nacido en Londres, se convierte en un elemento de improvisación espectacular que evoca el componente caribeño de este Culture Mix. Unis con todos los miembros de la banda, su perfecta integración con el teclado y un evidente virtuosismo, ensombrecieron su frenética labor percusionista, pero nos mostraron las grandes posibilidades de este exótico instrumento.

En suma, la calidad musical de los componentes resultó en un concierto memorable para aquellos que disfrutan de la fusión de jazz, funk, rock y los elementos étnicos, mientras que para otros fue un concierto entretenido pero tal vez demasiado homogéneo. En cualquier caso, la cantidad de público asistente demostró lo acertado de la elección de Billy Cobham, y nos permitió ver a una de las grandes figuras de la batería de las últimas décadas .

Reply

Leave a comment.