Miles Davis estuvo aquí

Miles Davis

El recuerdo de Miles sigue vivo, hemos preparado una serie de
textos para celebrar el aniversario de su visita a Palma que os
iremos ofreciendo a lo largo de estas semanas.


Decir que Miles era único, que fue un maestro, que fue grande, es una perogrullada que poco aporta a los que todavía no se han introducido en el mundo del Jazz y que ya sabemos los que si lo estamos. Podemos ponernos morbosos y hablar de las anécdotas más sórdidas de Miles y podemos hablar de su difícil carácter, estos días los medios tocarán ambos temas.

Las discográficas aprovechan la coyuntura para editar recopilaciones, alguna con una poderosa campaña en televisión, como el lanzamiento de "Cool & Collected" (Sony-BMG), lo cual no puede más que alegrarnos, ya que parecía que los lanzamientos jazzisticos(¿…?) con una mínima campaña publicitaria, estaban reservados solamente para Diana Krall, Norah Jones o Michael Bubble .

Se está preparando una biografía escrita por su retoño Gregory Davis titulada Dark Magus, y es que todos quieren sacar tajada y su familia no iba a ser menos. Pero puestos a promocionar, aprovechamos para promocionar Milestones de J. K. Chambers, probablemente una de las mejores biografías de Davis junto a su “autobiografía” Miles, para tener una visión desde fuera y desde dentro, de la vida de Miles.

Libros, biografías, recopilaciones y reediciones a parte, al final todo pasará y nos quedaremos con la sensación de que se ha pasado de puntillas sobre lo más importante de Miles. Si nosotros tuviéramos que decir qué es lo más importante de Miles, legado musical a parte, desde luego seria su continua lucha interior por intentar compensar sus contradictorias formas de ser, de pensar y de actuar, y su valentía como artista para reinventarse y situarse siempre a la vanguardia musical.

Miles posiblemente padeciera un egoísmo auto destructivo, como comenta su propio hijo, probablemente su egocentrismo era tan insoportable como sus cambios de humor, pero por encima de ese egoísmo feroz, lucha y la contradicción dieron pie a que de sus formaciones consolidasen y proyectasen a algunos de los mejores músicos del Jazz, concediendo oportunidades y espacio artístico a aquellos que daban la talla para tocar con él.
Herman Leonard Colletion

John Coltrane, Cannonball Adderley, Bill Evans, Jo Jones, Wayne Shorter, Keith Jarrett, Herbie Hancock, John McLaughlin, John Scofield, Marcus Miller y muchos otros, compartieron escena en alguna de sus formaciones. Miles no temía rodearse de nuevos músicos, de músicos jóvenes, no le importo compartir espacio con músicos más virtuosos que él incluso permitió a gente muy joven (como Marcus Miller) producir sus discos.

Su valentía radicó en su continua evolución, siguiendo siempre sus impulsos y sin dejarse lastrar por el pasado, sin complejos introdujo en el Jazz los nuevos elementos que iban surgiendo, consiguiendo hitos como "Bitches Brew"; probablemente el primer disco de Jazz rock de la historia, o "In a Silent Way" abriendo su etapa más eléctrica.

Obviamos aquí por razones evidentes "birth of the Cool" como milestone en la historia del jazz, pero hacemos hincapié en los anteriores por dos razones; una es el resquemor que sigue provocando la etapa eléctrica de Miles entre la crítica especializada incluso hoy, la otra es que, a esas alturas en la carrera de un músico como él, resulta especialmente arriesgado acercarse al rock desde el Jazz o "electrificarlo", eso si, siempre moviéndose en esos terrenos con la cabeza tan alta como solo podía hacerlo Miles, como demuestra aquella anécdota en la que declinó la oferta de Mick Jagger para participar en un disco de los Stones con el argumento de que: "Tendrían que haber esperado a que fuera yo quien les llamara".

 

Reply

Leave a comment.