Stanley Clarke-Jazz Voyeur Festival

El Jazz Voyeur Festival 2007 nos presenta a Stanley Clarke en el Teatro Principal el miércoles 25 de abril

Teatro Principal, Miércoles 25 de abril de 2007, 21:30 h

Stanley Clarke (contrabajo / bajo eléctrico)

Ruslan Sirota (teclados)

Mads Tolling (violin)

Ronald Brumer Jr. (batería)

Christian Galvez (bajo)

Venta de entradas en Servicaixa, Xocolat, Jazz Voyeur Club y Taquillas del Teatre Principal.

Platea y primer nivel de palcos 45€

Segundo nivel y tercer nivel de palcos:  35€

Anfiteatro: 25 €

Nacido hace 56 años, este bajista estudió en su niñez el acordeón, el celo y el violín, y tras varias experiencias con bandas de blues y rock, emigró a Nueva York a principios de los setenta, donde sus numerosas colaboraciones dan cuenta de la talla que ya tenia, Gil Evans, Horace Silver, Stan Getz, Dexter Gordon o Art Blakey, aunque su proyección llegó al fundar con Chick Corea la banda Return to Forever, con el que sería el único que se iba a mantener hasta 1977. Cuentan que en esa época Corea le dio un ultimátum, anunciándole que esa iba a ser una formación eléctrica, con lo que no había lugar para alguien que no dominase el bajo eléctrico.

     

  

La simbiosis con los proyectos de Corea se puede comprobar en su primer disco, del mismo año que "Return to Forever" y de revelador título; "Children of Forever"(1972), en el que también participan el propio Corea, Dee Dee Bridgewater o Pat Martino. El disco es una obra de virtuosismo envuelta en ese aire de misticismo electrónico tan en boga en torno a Corea, que en ese mismo año se había vinculado a la cienciologia. Pese a las alucinantes y mesiánicas letras, cualquier aficionado al bajo eléctrico y al jazz-funk debería tenerla en su discoteca, especial mención merece el tema "Bass folk song", toda una clase práctica de lo que Clarke es capaz de hacer, aunque no sea una grabación que mencione a menudo.

       

Stanley Clarke y Larry Graham

    

Diferente es el caso de "School Days", grabación que a pesar de haber cumplido 30 años, sigue siendo una referencia jazz-rock esencial para bajistas, en la que Clarke desarrolló técnicas de pop’n-slap que había observado en otros como Larry Graham, llevándolas a límites aún no superados. Su constante evolución, le llevó a desarrollar numerosas variaciones del clásico bajo de 4 cuerdas, como el piccolo bass, una octava mas alta. En cualquier caso, Clarke a menudo habla de la influencia que tuvo Corea, con el que disfrutaba tocando, pero también se tenia la certeza de que siempre iba a aparecer con algo nuevo que apenas serias capaz de tocar, con lo que debías pasar horas practicando.

     

  

Stanley Clarke ya fue considerado un genio en los setenta, con lo que es fácil comprender su constante búsqueda de nuevos retos musicales y técnicos, lo que le sitúa en un lugar muy especial de la historia del bajo eléctrico, junto a su amigo Jaco Pastorius. Su posterior evolución le alejó de la espiritualidad electrico-cienciológica de Corea, lanzándose en brazos de un jazz-funk que desembocaría en el discotequero Clarke/Duke Project, del que sinceramente, pocas cosas sobreviven a la mirada del tiempo.

    

Destacables son también sus proyectos "If This Bass Could Only Talk"(1988), y "The Rite of Strings"(1995) con Jean-Luc Ponty y Al Di Meola, con quién ya había coincidido en Return to Forever, y con quién vuelve a coincidir en otro supergrupo "Trio!" acompañado de nuevo por Jean-Luc Ponty y por el mismo Bela Fleck que nos visitará a finales de año con Chick Corea.

    

Actualmente, su último disco en el mercado se llama simplemente "Standards", en el que ataca clásicos como "Lover Man", "Salt Peanuts", "Take Five" o "Jeru" en un regreso a sus orígenes, además los conciertos se dividen en una parte acústica y una eléctrica.

       

Su gira europea empieza este miércoles y jueves en el Ystambul Jazz Center, para tocar al día siguiente en Grecia, dos días en Polonia, en Serbia, en Croacia y su primer bolo en España en Palma, al que seguirá Barcelona, Alcorcón, Getxo y dos días en Londres para cerrar la gira. Ni mas ni menos que 12+1 conciertos en el mismo número de días…¿alguien duda de que se siente en forma?

 

 

 

 

 

 

Reply

Leave a comment.