Paco de Lucia-Palma Arena

paco-naranja.jpg

 

 

Este 11 de enero tenemos la oportunidad de empezar el año asistiendo a un concierto de Paco de Lucia, con la garantia de que seguro que escucharemos "cositas buenas".

Paco de Lucia-Cositas Buenas

Palma Arena

11 de enero de 2008. 22:00

www.servicaixa.com

 

 

Empezar este artículo diciendo que Paco de Lucia no es un músico de jazz, seria tan inútil como decir que Charlie Parker sí lo era, aunque por otro lado, como Miles desde el jazz, el maestro ha expandido las fronteras del flamenco hasta hacerlas desaparecer.


chicpaco.jpg

A estas alturas, no vamos a explicar lo que supuso la aparición del maestro en el universo de la guitarra flamenca, no vamos a recordar como junto a José Monje abofetearon la cara mas inmovilista del cante, asentados en la perfección formal y traspasando sus límites a través de la perfección técnica de una unión irrepetible. No contento con ello, el maestro buscó nuevas fronteras de creatividad. Desde la solidez de una carrera consolidada, quiso poner su mirada en nuevos horizontes trazados por la improvisación y la incorporación de nuevas sonoridades instrumentales.

 

Como el propio músico de Algeciras ha afirmado alguna vez, no se fusionan las músicas sino los músicos, y el maestro ha sido ese nexo de unión que ha conectado el mundo del jazz y el flamenco. Catalizador de una reacción en el mundo del flamenco, promovió la apertura de una vía de creación artística planteada desde las filas del jazz por Miles o Chick Corea y otros anteriormente, enunciada desde las filas nacionales por Pedro Iturralde con sus arreglos para el disco Flamenco Jazz(en el que participaría el propio maestro bajo el seudónimo Paco de Algeciras), pero siempre marcadas como incursiones en el flamenco desde el jazz.

Los "afectados" no se daban por aludidos, el universo del flamenco parecía ajeno a esas turbias intenciones de mezcolanza hasta que el maestro sirvió de catalizador en un momento histórico en el que se diluían los limites formales entre flamenco y jazz.

La cosa venia de atrás, se vivía en Madrid una efervescencia cultural que superaba los límites de la llamada "Movida". Pedro Ruy-Blas llevaba un tiempo coqueteando con las combinaciones musicales convergentes en Madrid, y según el mismo comenta, trabó contacto con Chick Corea, Stanley Clarke y Lenny White cuando vinieron al Monumental de Madrid con Return to Forever, y confiesa que en cierta medida fue Corea le impulsó a profundizar en el aspecto mas "español" de su música, lo que derivó en el disco "Dolores", en el que participaban Jorge Pardo y el bajista Álvaro Yébenes. Esta formación junto a Ramón de Algeciras, acompañarían al maestro en una gira europea, casi en la misma época en que presentaba "Solo quiero caminar", un título que tal vez revelaba un deseo sobre como plantear el futuro, y en el que la flauta de Jorge Pardo asestaba otro golpe al inmovilismo formal en el flamenco.

 

El Paco de Lucia Sextet veía la luz con los hermanos del maestro; Ramón de Algeciras a la segunda guitarra y Pepe de Lucia al cante, Jorge Pardo a los vientos, Rubem Dantas a las percusiones, Carles Benavent al bajo, y Manuel Soler, cuyos pies y ritmo vibrante se pasearon por casi todo lo digno de mención del flamenco en las últimas décadas.

paco1.jpg La frontera entre los 70 y los 80, también es el momento de [["Friday Night in San Francisco"]], directo grabado en Warfield Theatre y en el que el maestro se sube al escenario con [[Al Di Meola]] y [[John McLaughlin]], para desarrollar virtuosamente su improvisación.

 

Esta es probablemente la época en la que se sentarán las bases de lo que hoy es el flamenco-jazz; se derrumbaran algunas barreras, pero sobretodo, alrededor del maestro se consolidaran las carreras de músicos que hoy son parte de la estructura que vertebra el flamenco jazz, como Carles Benavent, Jorge Pardo, Tino di Geraldo o Rubem Dantas a la percusión.

 

Después de 3 años de gira con "Cositas buenas", el maestro llega a Palma, y si nos guiamos por los que le acompañaron a mediados de diciembre en Las palmas, la formación es "de lujo":

"El Piraña" (percusión), de la saga de los Porrina, hermano de Ramón "el Pesicola", que participó en los discos del maestro "Siroco" y "Zyriab". Él mismo ha acompañado a Enrique Morente, Diego el Cigala o Níño Josele, y ha participado en el disco de Carles Benavent y Josemi Carmona "Sumando".

Domingo Patricio (armónica, acordeón y flauta), ha acompañado a Enrique Morente, Vicente Amigo, Sara Baras o Pepe de Lucia, haciendo grande esa transgresión que inició Jorge Pardo en "Solo quiero Caminar". "Niño Josele" (guitarra), que con su disco homenaje a Bill Evans "Paz", conquistó el escenario del mítico Village Vanguard.

chick_paco.jpgAlain Pérez (bajo), que recientemente nos visitó acompañando a Concha Buika, Montse Cortés (palmas y cante), una maravilla de voz flamenca, Monchi Heredia (palmas y cante) y "La Tana" (palmas y cante), a la que el maestro le ha producido su disco de debut, tarea a la que no se entregaba desde aquel "Potro de Rabia y Miel" del Camarón con portada de Miquel Barceló, el último disco que grabó José Monje antes de convertirse en mito.

 

En fin, espero que no se me haya notado la debilidad por el flamenco-jazz, y si después de todo esto alguien piensa que como aficionado no hay ninguna razón para ir al concierto del maestro de Algeciras, al menos que nos sirva para tomar nota del estado actual del flamenco.

Superado el tópico de la música apasionada pero "iletrada", nos encontramos con intérpretes que se codean de tú a tú con los grandes del jazz como Chick Corea, reinterpretan a "intocables" como Bill Evans, y en cualquier caso, garantizan un futuro creativo lleno de posibilidades.

 

 

Reply

Leave a comment.