Jazz Voyeur 2008-Diana Krall

diana_krall_3.jpg 

 

 

En un recinto difícil por su sonoridad y concebido para el pedaleo, el Jazz Voyeur Festival se plantaba ayer ante su mayor reto organizativo hasta el momento.

JAZZ VOYEUR FESTIVAL 2008 – DIANA KRALL

Diana Krall(p)

Jeff Hamilton(d)

Robert Hurst(b)

Anthony Wilson(g)

 

Palma Arena, 5 de agosto de 2008, 22:00

 

 

diana krall & robert hurst.jpg


 


anthony wilson.jpgAmenizando el acceso al recinto, la formación local "So What", rompía con la frialdad del lugar y se esforzaba en sumir al público aborigen e internacional en una atmósfera jazzística.

 

  

El  público más “krallista” que “jazzero” suponía un enigma, aunque por una vez, el misterio no seria la respuesta en taquilla sino la habilidad de “la Krall” para encandilar en tan complicado escenario.


El repaso al inconfundible sonido Krall inundó de intimidad el Palma Arena. El equipo que el día anterior había amplificado a “El Barrio” demostró que con buena sonorización, el recinto es perfectamente indicado para este tipo de eventos.

 


jeff_hamilton.jpgCuriosa formación de cuarteto con piano y guitarra, compartiendo espacios sobre la solidisima base de Jeff Hamilton a la bateria y Robert Hurst al contrabajo, ambos discretos y efectivos. Anthony Wilson, con su preciosa Monteleone, tuvo la difícil papeleta de convivir con el piano, aún así, no le restó protagonismo y se mantuvo muy comedido. En resumen, "sidemen" excelentes con los que la canadiense estructura su característico equilibrio.

 

Si una cosa fue cierta ayer, es que nadie podrá decir que se sintió decepcionado. Diana Krall es el paradigma del "standard", todo lo que toca lo homogeneiza en su correcto y susurrante estilo, por lo que algunos de los que seguramente ayer no estuvieron entre el público, pensaran que  aporta muy poco a la historia del jazz. Seguramente están en lo cierto, pero también es innegable que la historia del jazz está llena de figuras anónimas con mucho "oficio" y que nunca buscaron la transgresión. El mérito de la canadiense radica en haber superado el anonimato para convertirse en una agradable y masiva vía de entrada al jazz.
 


Por fin éxito de masas(para lo que es el jazz) en esta convocatoria del Jazz Voyeur Festival 2008.


diana krall 2.jpgEnhorabuena y nos vemos en la próxima cita del Jazz Voyeur con la Porteña Jazz Band en Ses Voltes, primer concierto gratuito del Festival.

Reply

Leave a comment.