Sergio Repiso. Maestro artesano de la Guitarra Cap. I

 

La vida se hace de casualidades, aunque tal vez, estas no sean sino contingencias que no alcanzamos a descubrir.

La vida de Sergio Repiso es la historia del emigrante y de su retorno, pero es sobre todo la historia del éxito de un maestro artesano autodidacta, que creó instrumentos de extraordinaria belleza que disfrutaron muchos músicos, entre otros Cacho Tirao, Horacio Malvicino, Ricardo Lew, Gabriel Rosales, Joan Bibiloni, Max Sunyer, Joan Manuel Serrat, Carles Benavent, Claudio Gabis, Luis Alberto Spinetta, Edelmiro Molinari, Emilio del Guercio…

 

En este artículo intentamos resumir la historia del luthier que alcanzó extraordinaria fama en Argentina en los 60 y regresó a Mallorca en el 74, donde todavia reside a sus 91 años.

 

 

 

Sumergido en este proyecto de jazzinmallorca, andaba practicando el googlin' y acabé en Flickr, donde alguien había hecho unas excelentes fotografias B/W de su tío abuelo Sergio, un famoso luthier.

Las fotografías tienen el carácter que imprime una Leica analógica y "el ojo que sabe ver"… Me faltó tiempo para contactar con Bernardo, sobrino-nieto de Repiso y autor de las fotografías, y rápidamente se fue perfilando la posibilidad de realizarle una entrevista. Habia oido mucho sobre el trabajo de don Sergio Repiso, mi propio bajo fue retrasteado por él,  pero el misterio era grande y buscaba la historia que se ocultaba tras ese menudo señor.

 

Sergio Repiso Villaroel nació el 5 de abril de 1918 en Medina Sidonia(Cadiz), y en 1935 se trasladó con sus padres a Mallorca, estableciendose la família en Portocolom(Felanitx).

 

Despues de varios destinos durante la Guerra Civil y la posguerra, Repiso volvió a Manacor para tocar y cantar con la "Orquesta Guinea" de Jaume Vadell Salas. Parece ser en este punto cuando Repiso, llevado por la ilusión de tener una guitarra como la de Bonet de San Pedro, decidió construirse una, aunque bien es cierto que un joven Sergio ya se había construido en Los Barrios(Cádiz) su primera bandurria, ¡¡¡ con las maderas de una caja que había contenido té de de la India !!!

repiso en su taller.jpg


"Yo soy autodidacta, a mi no me enseño nadie

En la fiesta de infantería del 8 de diciembre con el alcalde de Manacor en el teatro,  canté un vals que se llama “Ilusión”, y al día siguiente iba por la calle con mi guitarra y un soldado me llamó desde el portal de una casa, resultando que era de la familia donde estaba la que seria mi futura esposa.
A raiz de esa actuación, también vino Jaume Vadell a pedirme si quería tocar en su orquesta, y estuve unos años como vocalista y guitarrista, y allí fue donde empecé a hacer guitarras.
En realidad ya había empezado en La Línea a hacer bandurrias, pero fue aquí cuando empecé con las guitarras, porque el director me dijo que la guitarra española no era para tocar en la orquesta. Escribí a Barcelona para comprar una como la de Bonet de San Pedro, pero valía tanto dinero que busqué madera y me hice una yo mismo… "

 



BUENOS AIRES  
oscar aleman dedicatoria a repiso.jpg

Después de dos guerras demasiado cercanas en el tiempo, la situación en España no favorecía la ilusión por el futuro, con lo que muchos mallorquines decidieron "buscarse la vida" lejos de aquí, y en 1951 la elección de Repiso fue Argentina, que en ese momento disfrutaba de cierta bonanza económica, aunque don Sergio siempre dice que la música de Gardel tuvo mucho mayor peso en la decisión…

 
Pronto, su habilidad como constructor de guitarras empezó a proporcionarle pedidos de la tienda de música "Casa America" de Buenos Aires, situada en la Av. de Mayo cerca de la esquina Suipacha, y que en aquellos tiempos era "la Meca" de muchos músicos.


"Me fui a Buenos Aires, donde trabaje día y noche haciendo guitarras. Trabajé una época para la Casa América, la casa de música de Buenos Aires, era el Luthier, ellos me lo compraban todo, y después empecé a trabajar directamente con los guitarristas. "

 

Repiso se estableció en el barrio de Mataderos, en la Calle Crisostomo Álvarez 5585 esquina calle Tierra. La casa tenía un pequeño patio interior con una higuera que a don Sergio le recordaba a Mallorca. 

No fue hasta la segunda mitad de los años sesenta cuando se trasladó a la calle Rondeau, cerca de la Avenida de la Plata.

jorge lagos_eugene vees y familia.jpg

 

A ritmo de artesano, Repiso se convirtió en el mejor constructor de guitarras de Buenos Aires, alcanzando la supremacía en los años 60.

Como se puede apreciar en dedicatoria de la foto que reproducimos, estrellas locales como Oscar Alemán, le llevaban a menudo sus guitarras para los arreglos.

  

Uno de los tres pilares que cimentaron la fama de Repiso en Argentina, fueron sus guitarras tipo Selmer MacCaferri, que a decir de muchos, estaban por encima de las originales que popularizó [[Django Reinhardt]].
Repiso mantenia una amistad personal con el guitarrista Jorge Lagos, muy interesado por el jazz manouche, y a quién vemos en esta foto inédita tocando con Eugene Vées ante el carromato familiar. 
Eugene Vees era primo de Django por parte de padre("Vees" es la forma francesa de pronunciar el apellido real de Django, "Weiss"), y participó del clasico [[Quintette du Hot Club de France]] y diversos proyectos de Django en los años 30 y 40.   
guitarra jorge lagos andreu nello.jpg
Como nos cuenta el propio Repiso, a vueltas de aquel viaje por Francia en el que habia visto la cuna del "manouche" y conocido a la familia de Django, Jorge Lagos le trajo a Repiso una Selmer-MacCaferri y le dijo:  "Don Sergio: hagame usted una igual".
El genial artesano estudió el instrumento y no tardó en superar el reto, creando para Jorge Lagos su primera guitarra Repiso Selmer, a la que siguió una serie que llegaria hasta el siglo XXI.
En agradecimiento, Jorge Lagos se expresaba elogiosamente en esta dedicatoria a Repiso en el año 58:
"Al mejor maestro en guitarra tipo "Selmer", ya sea en su talento o en su gran habilidad y detalle".
   
Jorge Lagos Octubre de 1958

 

 

 

pickup de armond andreu nello.jpgAndreu Nel·lo, guitarrista y coleccionista aficionado de Barcelona, nos contó que en torno al año 1995 viajaba a menudo a Argentina, donde conoció a Jorge Lagos, a quien acabó comprandole una Repiso Selmer del '59, la segunda que don Sergio le habia construido.


Andreu comenta que la guitarra no estaba en demasiado buen estado, pero un buen  luthier de New Jersey actualmente establecido en Barcelona, le ha hecho una excelente restauración, como se puede observar en las fotografias. 

 

 

En cualquier caso, esta historia de las Repiso Selmer no acaba aquí, llegará de forma sorprendente hasta el presente, aunque eso ya lo veremos en la segunda parte de este artículo.


Otro elemento de extraordinario interés que nos aporta Andrés, son los pickups originales DeArmond que consiguió en Buenos Aires. Estas pastillas son ya míticas, y eran el método de amplificación mas utilizado, en especial las [[archtop]] que popularizo Gibson y de las que  Repiso hizo su interpretación artesanal, conviertiendose en el segundo pilar de su fama.


No cuesta mucho imaginar al maestro artesano compartiendo horas con otro mallorquín que de vez en cuando, entre las fotografias de Mallorca, le echaba una mano en el taller.alain debray malvicino.jpgFrancisco Vidal era un músico que había emigrado a Buenos Aires para probar suerte. Tocaba el contrabajo, el trombón y la trompeta, y en agradecimiento a su ayuda, Repiso le construyó una de sus maravillosas guitarras de tapa tallada, en la que además de toda su habilidad, volcó su aprecio por Francisco y su añoranza de Mallorca, tal vez, incluso intuía que al volver Francisco a la isla, esa guitarra acabaría teniendo una significación especial…
Las guitarras tipo "archtop" de Repiso eran extremadamente codiciadas, y los guitarristas mas admirados de los 60, como Oscar Lopez Ruiz, Horacio "Malveta" Malvicino,  Rodolfo Alchourron o Cacho Tirao, tuvieron sus Repiso de tapa tallada, al igual que otros no tan conocidos como los hermanos Nestor y Roberto Scaglione.

Actualmente, uno de los guitarristas argentinos mas identificado con las Repiso es Ricardo Lew , que respondió amablemente a jazzinmallorca expresando un sincero aprecio por el trabajo de Sergio Repiso:


"Soy el feliz poseedor de dos guitarras eléctricas Repiso , pero las adquirí de otros dueños . No tuve la fortuna de conocerlo personalmente pero si conozco la excelencia de su trabajo .
Cuando yo era un muchacho que empezaba a tocar jazz en pequeños grupos en Argentina, no había importación legal de instrumentos, por lo tanto Repiso era la única manera de tener un instrumento de primera calidad . El asunto es que Don Sergio tardaba un mínimo de dos años para entregarte una guitarra hecha a pedido y eran bastante caras para un muchacho con poco trabajo como yo . Por lo tanto jamás pude , estando él en Argentina , comprarme una .

  
repiso archtop l5 lew.jpgPero si bien las guitarras eléctricas son las que lo llevaron a adquirir su bien ganada fama, Repiso también construyó excelentes guitarras españolas , bajos eléctricos , guitarras acústicas de cuerdas de acero y algunas de 12 cuerdas ( cuando la película  "A hard day's night"  las puso de moda al mostrar a Lennon tocando una mientras cantaban Norwegian Wood ) .

 

  
Te mando un gran abrazo y por favor dale otro muy grande a Don Sergio de parte mía …. dile que aunque no lo he conocido personalmente su arte me ha dado innumerables momentos de felicidad y que en Argentina es una
leyenda . "


Ricardo Lew, 18 de mayo de 2008
Actualización 17-jul-2009. El luthier bonaerense "Harry" Osvaldo Rodriguez, como beatlemaniaco devoto nos puntualiza desde la máxima admiración por Ricardo Lew, que en realidad fue George Harrison el que toca la 12 cuerdas en  "A hard day's night" 
En el próximo capítulo, veremos como el trabajo de Repiso alcanzó la popularidad entre los músicos del Rock Argentino, como se fraguó su regreso a Mallorca.
   
{gallery}entrevistes/2008/repiso/cap1{/gallery}

Comments

  1. Posted by Alberto Fernandez on abril 19th, 2014, 00:07 [Reply]

    En el año 1965 compré a Repiso una guitarra de jazz que aún conservo , lo visitaba en su taller de Mataderos a pocas cuadras de mi casa.
    Su gran secreto era un diapasón fino y blando para ejecutar notas agudas en la parte alta del diapasón.
    El diapasón de mi guitarra es de ébano alemán , que él intercambiaba con Casa América a cambio de instrumentos terminados.
    Siempre dijo que quería volverse a su Mallorca, en Rondeau lo seguía repitiendo…
    Saludos a todos sus seguidores.

Reply

Leave a comment.