Bebo y Chucho Valdes “Juntos Para Siempre” – Jazz Voyeur Festival

bebo_y_chucho_valdes_8.jpg
Ver sobre el escenario a los Valdes, padre e hijo solos al piano es uno de esos acontecimientos que se guarda en la memoria colectiva del Jazz de las islas. El despliegue artístico del que hicieron gala los dos artistas solo es comparable a la humildad que mostraron sobre el escenario, Un concierto histórico que supone el primer y merecido lleno absoluto del festival Jazz Voyeur.
bebo_y_chucho_valdes_2.jpg

Ver sobre el escenario a los Valdes, padre e hijo solos al piano es uno de esos acontecimientos que se guarda en la memoria colectiva del Jazz de las islas. El despliegue artístico delque hicieron gala los dos artistas solo es comparable a la humildad que mostraron sobre el escenario, Un concierto histórico que supone el primer y merecido lleno absoluto del festival Jazz Voyeur.

Bebo Valdes  es un auténtico superviviente, ha sabido cosechar lo mejor de cada casa en la que ha habitado durante su larga vida sobre los escenarios, siendo capaz de moverse con maestría en todos los palos. Más allá de Calle 54 -la vuelta de su retíiro de casi 30 años- Bebo nos regaló Lágrimas negras, el álbum de flamenco que hizo que todos aquellos que aborrecían el género con tanta vehemencia como desconocimiento se pasasen horas escuchando sin parar al Cigala dejándose la piel sobre los acordes y melodías que Bebo inventaba para la ocasión.

Bebo es cálido, es caribeño, es gitano, es elegante, es lo que la ocasión exige que sea en cada momento, sin una nota de más o de menos, sin adornos excesivos ni virtuosismos explosivos, pero dejando a los que pudimos disfrutarlo de un sabor de boca denso que todavía días después permanece en nuestros paladares.

Chucho Valdes es la otra cara de la misma moneda, se reconoce como el producto de lo que su padre le transmitió por la música y la dedicación de este a la hora de transmitirle esa devoción, pero el camino que ha recorrido Chucho Valdés sobrepasa la influencia de Bebo y se ha convertido en uno de los pianistas de referencia dentro del Jazz por méritos propios. El virtuosismo del que hace gala sobre el escenario esta al alcance de unos pocos, recordando en ciertos momentos del concierto a una suerte de Oscar Peterson caribeño, convirtiéndose es el complemento perfecto de Bebo sobre el escenario.

En la velada predominó la gran complicidad que existe entre padre e hijo y la comunión con el público fue total, un concierto en el que pudimos ver a dos pianistas diferentes, pero se complementaron a la perfección en una apuesta sobria de solo pianos, un reencuentro tras
más de 40 años de dos artistas inconmensurables. Una cita que resultó inevitablemente emotiva,  el público, consciente de que esta será
probablemente la última vez en la que veremos a padre e hijo juntos sobre un escenario, estuvo totalmente volcado disfrutando cada minuto.

Reply

Leave a comment.