Sergio Repiso. Maestro artesano de la Guitarra Cap. II

Después del primer capítulo, en el que narramos sus inicios en Mallorca y emigración a Argentina, en este capítulo comprobaremos el éxito popular de las Repiso y el regreso a Mallorca.

bajo repiso.jpg

En el capítulo anterior hablamos de las guitarras Repiso Selmer y de sus Archtop, y el tercer pilar de la fama de Repiso fueron sus instrumentos para el rock.

Don Sergio supo ser pragmático y consiguió extender sus instrumentos al ámbito de la música mas “popular”. Con la habilidad que le caracterizaba, creó reproducciones de guitarras Fender, Gibson o Vox que superaban a los originales en su adaptación al músico y atención al detalle.

Así lo describe en un interesante artículo sobre la fabricación de instrumentos en Argentina en los años 60, Ignacio Arturo Diez para la web “La historia del Rock Argentino 1965-1985” :

claudio gabis repiso.jpg“Otras marcas argentinas de aquel entonces, fueron toda la gama fabricada por “INSTRUMENTOS TONAL”; las guitarras eléctricas que fabricaba “CASA NUÑEZ”, cuyo nombre no recuerdo, mereciendo un capítulo aparte, el que fuera – a decir de muchos profesionales de la guitarra -, el mejor luthier argentino, quién, lamentablemente, emigró del país a principios de los ’70, y nunca más volvió: nos referimos a REPISO.

 

La calidad de sus instrumentos puede compararse con la de los mejores luthieres internacionales, superando a los modelos “top of the line” de las más afamadas marcas extranjeras. El esmero en las finas terminaciones, la selección de las mejores maderas, secas y estacionadas por muchísimos años, la instalación de circuitos importados (americanos en su mayoría), la fabricación del instrumento exclusivamente a pedido, hacían de una guitarra ” REPISO “, un elemento de altísimo valor e inigualables prestaciones para el músico profesional.

Aún hoy, aunque resulta difícil encontrar alguna de sus piezas a la venta, dado que nunca las fabricó en serie, aquellas que circunstancialmente aparecen en el mercado, mantienen un elevado valor de reventa, que seguramente desalentaría a más de un interesado en adquirir una de éstas obras maestras del arte de la luthiería.”

 

Ignacio Arturo Diez en la web “La historia del Rock Argentino 1965-1985”

La importancia de Repiso queda una vez mas confirmada en este blog titulado “Las violas del Rock”, en que su autor Agustín Ilutovich se muestra así de contundente sobre la importancia de Repiso:

los mentales teatro coliseo buenos aires 1969.jpgAllá por inicios de los ’60s las Gibson y Fender no llegaban a Argentina, el mercado nacional aun no existía y los primeros musicos de rock no tenían acceso a violas eléctricas, apenas a criollas. Piensen que incluso los grandes músicos de Los Gatos o Almendra recién con los años pudieron ir al exterior a comprarse violas en serio.

Lo que había era paupérrimo y el terreno era fértil para alguien pionero, quien fuera probablemente quedaría en la historia. Y Repiso fue uno de ellos, aunque poco se recuerde de él hoy en día. Poco a poco, y debido a su calidad y detallismo a un ritmo bien lento y una producción limitada con tiempos de construcción de meses cuando no años, las primeras violazas eléctricas argentinas surgieron[…].

Claudio Gabis, Alejandro Medina, Luis Alberto Spinetta, Edelmiro Molinari y Emilio del Guercio fueron algunos de sus primeros clientes y eso da una idea de la influencia que éste español puede haber tenido en la música que hoy en día admiramos.

Agustín Ilutovich en su blog “Las violas del rock”

pappo_gabis_molinari.jpg

La figura de Don Sergio está presente en eclosión de la historia del rock argentino. La Repiso semi acústica de Claudio Gabis es una de sus características identificativas en “Manal” o Spinetta con su Repiso ”huevo” al estilo de la Vox de Brian Jones, o incluso el bajo Repiso.

Ilustrativas son las palabras de Edelmiro Molinari en una entrevista de Adriana Franco para el diario La Nación en agosto de 2006:

“…el tiempo, despega otros recuerdos. Como el haber esperado, con Almendra ya conformado, “aunque no sé si ya teníamos el nombre”, a que Rodolfo García cumpliera sus 9 meses de servicio militar. “¿Y las guitarras? -agrega-, se las habíamos encargado a don Sergio Repiso, un luthier, que tardó dos años en hacerlas. Con Luis Alberto íbamos cada tanto a ver el proceso. Fue con la que grabé el disco de Almendra. Y todavía la tengo“.

Adriana Franco para “La Nación”

Agustín Ilutovich,  nos envió amablemente la foto que acompaña estas líneas y que  corresponde a  una entrevista de la revista “Pelo” del año 1970 a Norberto “Pappo” Napolitano, Claudio Gabis y Edelmiro Molinari.  Curiosamente hemos podido ver el mismo artículo entre los papeles de don Sergio hace apenas unas semanas. La guitarra semihueca de corte simple es la de Gabis(derecha) y la de doble corte es la de Molinari(centro).

Cuando publicamos la primera parte de este artículo, tuvimos algunos comentarios interesantes, como el del señor Ulises Lasa en la web del Jazz Club Argentina , que nos habla de las afamadas “violas”(así llaman a las guitarras en Argentina) de Sergio Repiso:

Don Sergio Repiso fabricó a nuestro pedido dos violas eléctricas, un bajo idem, corto y una guitarra española, fué entre los años 1969 y 1973. Lo conocí en su taller de calle Rondeau 2090, era una persona muy querible, nosotros le llevábamos perdices y pollos cuando lo visitábamos y lo acompañamos cuando el tocaba su guitarra hawahiana.

Como éramos muy jóvenes le gustaba aconsejarnos, a mi que comenzaba a componer y había hecho un tema con alusión a la guerra de Vietnam, me decía que la poesía debía exponer las cosas positivas y me ponía como ejemplo a Serrat que lo había visitado en su taller y al que le hizo violas para él y sus músicos, también fabricó para Lito Nebia, Sandro, Palito Ortega entre otros famosos de esa época.

Siguiendo con los recuerdos y anécdotas de Don Sergio Repiso, les comento que en una oportunidad, de visita en su taller, me alcanza para acompañarlo, una viola que era de Oscar López Ruiz, el excelso guitarrista del quinteto de Astor Piazzolla, se imaginan, tener en mis manos algo con tanta historia. En otra oportunidad en una fiesta en la ciudad de Benito Juárez, Pcia.Bs.As, donde actuamos con mi orquesta, compartimos la parte musical con el gran violinista chileno, Hernán Oliva que tocó muchos años jazz, junto a Oscar Alemán, en esa reunión lo acompañaban tres violeros, siendo el lider Eduardo Ravera y usando todos las queridas Repiso de la que éran fanáticos. También el violero del conjunto tropical Los Wawancó, era dueño de una Repiso de Caja con la que grabó muchos de los éxitos de éste grupo que causo furor en los años 60.

Con esto dejo en claro que las Repiso sonaron utilizadas en diferentes propuestas musicales, de grandes intérpretes. Un abrazo don Sergio Repiso.”

Ulises Lasa – Argentina

daniel_talevi_repiso_1964.jpg

Volviendo a las guitarras de tapa tallada de las que hablamos en el capítulo anterior, en Flickr encontrareis unas excelentes fotografías de una Repiso L5 del 1964, en las que podréis apreciar de cerca la calidad del instrumento.

Daniel, el autor de las fotografías, tuvo la amabilidad de ligar cabos y después de un tiempo, me encontré con un mail de su hermano Osvaldo, músico que acababa de llegar a Mallorca para la temporada estival y posee una de las Repiso Selmer de puente hueco.

Osvaldo me proporcionó fotografías de su Repiso Selmer etiquetada en 1973, probablemente uno de los últimos instrumentos que Repiso construyó en Argentina, y también la fotografía hasta ahora inédita del propio Repiso en su taller que encabeza el primer capítulo. Osvaldo también me desveló algunas claves de esta historia:

“Mi padre me llevó a ver a Serrat con 8 años, cuando este cantaba en aquella época en el teatro Broadway en la Avenida 9 de julio y Corrientes, y en uno de los intervalos del show me agarró de la mano y se subió al escenario, apartando el telón y metiéndose en los camerinos a presentarme a Serrat. Ante la sorpresa de Joan Manuel, le pidió que le recomendase alguien para que le hiciera una guitarra para mí, y fue Serrat el que le dijo que Repiso estaba viviendo allí en aquella época, y por eso fuimos.

Cuando mi padre fue al taller de Repiso, en una ochava de la calle Rondeau, esta guitarra estaba colgada y Repiso le dijo que la había encargado Serrat y que no la había recogido.”

repiso l5 1965 daniel talevi (1).jpgComo decíamos en el primer capítulo de este artículo, la vida se hace de casualidades, y Oswaldo me lo confirma al recordarme que en la época en que su padre “asaltó” el escenario, el guitarrista de Serrat era Gabriel Rosales.

Mientras Repiso afianzaba su fama en ultramar, en Palma, a finales de los 50 un adolescente Gabriel Rosales se quedaba prendado de una guitarra del escaparate de la Antigua Casa Banqué. Pocos años después, el joven se había convertido en guitarrista de la orquesta de Tito’s, y el contrabajista, Francisco Vidal,  le decía de vez en cuando: “Gabriel, yo no soy guitarrista pero tengo una guitarra muy buena que debería ser para ti…”

Gabriel se fue a la Península a proseguir su carrera y recibió la llamada de Joan Manuel Serrat para su primera gira por América, al volver a Mallorca para despedirse de la familiz y de sus antiguos compañeros de la orquesta de Tito’s, Francisco Vidal le pidió un favor;

“si vas a Buenos Aires, debes visitar a un viejo amigo mio, se llama Sergio Repiso y además hace guitarras”

el propio Gabriel nos cuenta como siguió la historia:

“Y allí me planté, en Buenos Aires ante un señor al que se le caían las lágrimas cada vez que hablaba de Mallorca, ante un artesano en toda regla, un hombre que trabajaba cuidadosamente en su taller, y un día, me dijo:

-“yo, le quiero hacer una guitarra a usted…”

-y le dije: “hombre, pues encantado”

-“¿que guitarra le gusta?” me preguntó

-Yo llevaba una Gibson 335, y le dije “hombre, la que me gusta es esta…” pero le pedí un diapasón mas ancho y una serie de mejoras…

-“¿pues yo se la voy a hacer!” me dijo

Total que dejé Buenos Aires, pero como en aquellos momentos yo viajaba tres veces al año a Argentina, en las posteriores visitas fuimos concretando la cosa y me hizo una guitarra “

Efectivamente, durante esos años Gabriel volvió muy a menudo a Buenos Aires, visitando frecuentemente a un Repiso que seguia añorando el mar Mediterraneo.

RETORNO A MALLORCA

repiso cruza el ecuador.jpg

A mediados de los 60, Repiso volvió a Mallorca para visitar a la família. En el barco, le hicieron esta foto durante la fiesta que celebra el paso del ecuador y en la que le podemos ver con una de sus Repiso Selmer.

En la isla, visitó el recientemente inaugurado taller de George Bowden “Guitarreros de Mallorca”, dejando una impronta que nos explica el afamado constructor canadiense de guitarras Michel Dunn:

“Sergio Repiso me es familiar a pesar de que nunca nos conocimos personalmente.

Lo que poca gente sabe, es que la primera vez que oí hablar de las guitarras Selmer fue cuando estuve en Palma en el taller de Bowden. Repiso había visitado la tienda del Sr. Bowden aproximadamente un mes antes de mi llegada a España, y el Sr. Bowden me contó que Repiso había traído una guitarra muy bonita y ciertamente extraña, del tipo que utilizaba Django Reinhardt.

Esa fue la primera vez que oí hablar de esas guitarras, porque a pesar de que había oído hablar de Django, todavía no había escuchado su música. No podía sospechar en aquel momento, que me pasaría los siguientes 43 años dedicado a construir guitarras Maccaferri y Selmer.”

Michael Dunn

Despues de su breve estancia en Mallorca, Repiso regresó a la Argentina, pero la añoranza ya no le abandonaria, y después de más de 20 años en Buenos Aires, Repiso y su família decidieron regresar definitivamente en 1974.

Don Sergio nos recuerda con una metafora lo profundo de su añoranza por Mallorca, y nos habla de  las maderas que acompañaron su viaje de regreso:

“Estuve en Buenos Aires 24 años, pero añoraba mucho el mar, y el Río de la Plata tiene el color del barro y decidí venirme.

Cuando estaba allí, no hacia mas que comprar maderas y maderas, cuando veía una veta linda me obsesionaba y trabajaba en ella noche y día. De regreso a Mallorca, me traje en el barco 31 cajones llenos de maderas, de 50x50cm para que entre cuatro hiciesen 1m3, costó mucho dinero.

Al llegar hice algunas guitarras tipo Selmer, en las que mi particularidad es que hacia el puente hueco. Las llevé a Musical Torres y todo el mundo me decía lo bonitas que eran, pero nadie las compraba, luego llegaron unos alemanes y se las llevaron todas.”

taller repiso en palma de mallorca.jpgCon el boom turístico el panorama económico de la isla había cambiado, y rápidamente consiguió encargos de la desaparecida Musical Torres y Gabriel Rosales le encargó 3 guitarras, y sobre una de ellas nos cuenta:

“…fíjate, en aquel entonces le pedí que me hiciera una española con “cutaway”, nadie quería hacer una española con “cutaway” y en el año 1974 Repiso me hizo una maravilla; el instrumento con el mejor diapasón de todas mis guitarras, excepciónal en su comodidad.

En cualquier caso, no le dio tiempo a mas, rápidamente le llovieron los encargos para los arreglos, y se dio cuenta de que eso era lo que mas demanda tenia y a lo que se dedicó esencialmente”

Su faceta como constructor fue sustituida en gran medida por la habilidad de “corregir” y adaptar los instrumentos a las exigencias del músico.

“Algunos me conocían porque iba al Centro de la Guitarra.  Hice algunas guitarras de palosanto de Brasil para concertistas y profesores del conservatorio.

En Palma hay bastantes guitarras mías, y a todos los flamencos de Palma les arreglaba la guitarra, con lo que mas gané fue con los arreglos, dejaba las guitarras perfectas.

Me especialicé mucho en el mástil de la guitarra y del bajo, especialmente en el tensor, porque las únicas guitarras que en aquellas fechas estaban perfectas del tensor, eran las fabricadas en Suecia. Las guitarras americanas no, y no lo comprendo, tan inteligentes como son y no lo conseguían, yo entrastaba la guitarra bien y hacia que el tensor funcionara perfectamente; las cuerdas bajitas y sin trastear.

Gabriel Rosales, Joan Bibiloni, Carles Benavent o Max Sunyer, tuvieron su Repiso, incluso en su taller, el maestro todavía tiene colgada una guitarra española de Joan Manel Serrat a la espera de unos arreglos.

“Por ahí hay también una guitarra que hice para Joan Bibiloni, una guitarra que llevó mucha historia, porque esa suena como un clavicordio, con unas maderas muy finas, no hay ninguna que suene como esa…

Si, y de los encargos de guitarristas también había uno que no recuerdo, que iba con el bajista aquel al que también le hice un bajo; Benavent, y estuvo aquí en Mallorca para hacer un concierto y le hice una Selmer. ”

sergio_repiso_foto_bernardo_3.jpg

Repiso se refiere a Max Sunyer, a quién le hizo una Selmer, y como el propio Max nos confirmó en una conversación reciente, “se pasó casi 5 años para hacerme la dichosa Selmer, pero valió la pena” .

Pero si en el primer capítulo os contabamos como Repiso queria una guitarra como la de Bonet de San Pedro, fue a su regreso a Mallorca cuando Repiso llegó a hacer arreglos para el mismísimo Bonet de San Pedro, cerrando el círculo que se habia iniciado al construirse su primera guitarra para la Orquesta Guinea.

Antonio Morales,  excelente luthier afincado en Mallorca y discípulo de George Bowden, fué el que nos puso sobre la pista del anteriormente citado Michael Dunn y nos habló de Repiso en términos muy elogiosos:

“Cuando Bowden comparaba los trabajos de Repiso con los de la gente de su propio taller, confesaba que realmente admiraba la perfección de los trabajos de Repiso.

Para Bowden, Repiso  fue un gran maestro en la tapa tallada, sin duda el mejor. Hizo buenas guitarras clásicas, incluso tengo una española suya que está muy bien, pero comparado con las de tapa tallada, la verdad es que estas últimas “se salen”, la guitarra de Gabriel Rosales es emblemática, es un modelo a seguir.

En cualquier caso, al volver a Mallorca, Repiso se especializó en los trastes, en poner la altura de cuerda perfecta para los guitarristas

Como anécdota para ilustrar la habilidad de Repiso en los arreglos, Gabriel Rosales nos cuenta que a Serrat le hizo un arreglo perfecto cuando se le partió la pala de la guitarra acústica Martin, la que se había comprado el mismo día que Jim Hall le eligió la suya a Gabriel, pero esa es otra historia…

cabalas_con_la_guitarra.gifGabriel Rosales, también nos cuenta que cuando Repiso ya estaba de vuelta en Mallorca y él volvía ocasionalmente, quedaba con su amigo y maestro Manolo Bolao y se iban al taller de Repiso, donde Bolao y Repiso se enzarzaban en absurdos diálogos humorísticos que solían acababar en improvisaciones guitarrísticas.

En uno de esos retornos ocasionales en Mallorca, la esposa de Francisco Vidal cumplió la voluntad de su marido de entregar a Gabriel esa guitarra de la que a menudo le habia hablado, y entonces, Gabriel descubrió que esa guitarra que muchos años atrás le había enamorado desde el escaparate de la Antigua Casa Banqué, era la misma que Sergio Repiso le habia construido a Francisco Vidal en agradecimiento.

Otro círculo que se cierra, demostrando que las casualidades no existen. Bella y única es la relación entre el que construye un instrumento y el que consigue extraer su esencia. Así, a modo de merecido homenaje, la guitarra que Repiso le hizo a Francisco Vidal en Buenos Aires es el templo que domina la portada de la magistral obra de Gabriel Rosales sobre el arte de tocar. “Cábalas con la Guitarra”.

Así, cerramos provisionalmente la historia de este artesano obsesionado por la búsqueda de la perfección.

Sus guitarras de tapa tallada son una visión evocadora de incontestable presencia visual, que además desatan la nostalgia de un sonido irrepetible.

Los tiempos modernos se aceleran y los buenos instrumentos son cada vez  mas accesibles al común de los mortales, pero sigue habiendo artesanos que crean instrumentos soberbios, obras de arte que como las de Repiso, simplemente están en otra dimensión y merecen las manos de aquellos que sepan apreciar su valor.

Para jazzinmallorca, hablar con Sergio Repiso ha sido un honor y una experiencia inolvidable, comparable a una entrevista con alguno de los músicos que más admiramos.

sergio_repiso_miguel_munar_5.jpg

Finalmente, agradecer su colaboración a la siguientes personas, que poco a poco me ayudaron a desgranar esta historia:

Bernardo Fiol, Osvaldo y Daniel Talevi, Antonio Morales, Michel Dunn, Gabriel Rosales y todos los músicos que conocieron a Sergio Repiso en persona, así como a todos los que siguen disfrutando de sus obras maestras.

Es mas que probable la existencia de errores en este artículo, y dada la extensa labor creadora de su protagonista, son ciertas y seguras las omisiones por desconocimiento que esperamos nos ayuden a subsanar, agradeceremos a todo aquel que tenga algo que aportar a esta semblanza de Sergio Repiso, que nos la haga llegar a www.jazzinmallorca.com

Comments

  1. Posted by Fernando on juliol 27th, 2012, 22:53 [Reply]

    Hola! dando vueltas “en google” di con este articulo, la verdad es que me parece Im-Pre-Sio-Nan-Te!, si bien soy argentino y musico, actualmente me dedico a la reparacion y construccion de guitarras en Alemania junto con un fabricante de microfonos piezoelectricos puertorriqueño (www.carlosjuan.eu). Lo mas interesante es que he vivido mas de 10 años en Mallorca y no sabia que el gran Sergio Repiso Villarroel era Mallorquin!!!! madre mia, a veces pienso que vivo dentro de un “taper”…
    Cada tanto me doy una vuelta por la Isla, es mi segundo hogar despues de Argentina, ahi tengo lazos afectivos muy fuertes ya que he conocido personas excepcionales!, y claro, seria como un sueño poder conocer en persona a Don Sergio, seria posible?, existe alguna forma de contactar al menos con sus parientes directos para preguntarles personalmente?? o existe alguna tienda donde se puedan apreciar sus instrumentos??, mi padre tiene una de esas tan preciadas guitarras, aunque me temo que sea una imitacion… en fin, muchisimas gracias por la nota, la he disfrutado mucho!!

    • Posted by Jazzin'Mallorca on juliol 27th, 2012, 23:09 [Reply]

      Todo el mérito es de mi compañero Mico Munar que hizo un gran trabajo de documentación

Reply

Leave a comment.