Woody Allen & Co en el Palma Arena

ALLEN2.jpg

Acabamos el 2008 con el éxito navideño de los Mississippi Mass Gospel,
y el día de Año Nuevo se prestaba a estrenar el repertorio de buenos
propósitos para el 2009, pero lo del concierto de “Woody Allen con la
banda de Dixie del amigo de Woody Allen”, la verdad, nos dejó bastante
fríos.


Woody Allen & The Eddy Davis New Orleans Jazz Band

Palma Arena, 1 de enero de 2009,  21:00

ALLEN1.jpg

 

Woody Allen, clarinete
Eddy Davis, banjo,
Greg Cohen, contrabajo,
John Gill, batería,
Conal Fowkes, piano,
Simon Wettenhall, trompeta,
Jerry Zigmont, trombón


Obviando el morbo que para los mas cinéfilos tiene la irrepetible figura de Woody, los aficionados al jazz nos llevamos del Palma Arena el frío en el cuerpo y la decepción en el espíritu, y desgraciadamente, alguno también se llevó un considerable agujero en el bolsillo.

Tampoco eramos tan ingenuos como para esperar a un clarinetista virtuoso que nos deslumbrase, aunque la presencia del Greg Cohen al que este verano vimos junto a John Zorn en Sa Pobla, nos hacia soñar con un “grupete” de aficionados respaldado por una sólida banda de músicos profesionales, que enaltecerían y dignificarían el conjunto para afrontar una gira internacional de grandes auditorios.
Nada mas lejos de la realidad; el absolutamente discreto “fondo de escenario” compuesto por batería, contrabajo y piano, se dejó contagiar del espíritu amateur que a menudo impregna a las formaciones Dixie, muy alejadas ya de su sentido originario, pero el desmesurado escenario del Palma Arena y la excesiva expectación provocada por su clarinetista, fueron inmisericordes y  evidenciaron crudamente las carencias del espectáculo. Lo que empezó en el Michael's Pub y ahora respira “glamour” en las veladas en el hotel Carlyle de Manhattan,  és difícil de aceptar en el frio ambiente del Palma Arena. Por otro lado, Allen siempre ha sido consciente de que la gente va a sus conciertos a verle, no a escucharle.


Un Eddy Davis abonado a los “clichés” del banjo, un cineasta genial ajusticiando al clarinete a base de obsesivas estocadas y reiterados vibratos, un  correcto Simon Wettenhall a la trompeta y un destacable Jerry  Zigmont al trombón, no consiguieron en ningún momento borrar el reciente recuerdo de La Porteña y otras bandas de Dixie que nos han visitado en los últimos años. En fin, el mejor jazz que nos puede ofrecer Woody lo encontraremos en sus películas, no con su banda.

Preferimos no pensar en lo que tan insigne visita ha supuesto para las arcas públicas y el resto de patrocinadores, aunque es innegable que el revuelo mediático y populista que ha levantado la visita del genial director, ha generado enorme satisfacción entre los que no tienen a la música entre sus prioridades.

Es innecesario comentar que no comulgamos con este planteamiento de la cultura, de la música, y del jazz en particular. Desde jazzinmallorca preferimos apuestas como la del programa “Hivern a Mallorca” por Llibert Fortuny hace apenas unos meses, que tal vez no sean tan multitudinarias pero con seguridad hacen mas por la música, y por supuesto a un precio mas asequible para el auténtico aficionado al jazz…

Reply

Leave a comment.