Primeras noticias del Jazz Voyeur Festival 2009

Sonny Rollins - Fotografía de Hans ReitzemaSi las noticias aparecidas en Diario de
Mallorca se hacen realidad, este año puede ser inolvidable
para los aficionados al Jazz. El cartel que se está manejando
no deja a ningún aficionado indiferente, repetiría Bela
Fleck esta vez con sus Flecktones, Cassandra Wilson, Elvis Costello

(Reducido a la “Pareja de Diana Krall” según reza el pie
de foto del periódico) y atención, Wynton Marsalis y
Sonny Rollins
.

Sonny Rollins - Fotografía de Hans ReitzemaSi las noticias aparecidas en Diario de
Mallorca se hacen realidad, este año puede ser inolvidable
para los aficionados al Jazz. El cartel que se está manejando
no deja a ningún aficionado indiferente, repetiría Bela
Fleck esta vez con sus Flecktones, Cassandra Wilson, Elvis Costello

(Reducido a la “Pareja de Diana Krall” según reza el pie
de foto del periódico) y atención, Wynton Marsalis y
Sonny Rollins
.

No es la primera vez que se barajan
importantes nombres para el cartel del Jazz Voyeur que finalmente no
se concretan, creando espectativas que pese a que se compensan con
otros músicos de gran calado entre los aficionados no dejan de
ser una decepción. Probablemente estos anuncios obedezcan a un
sondeo para ver cual es la disposición del público
frente a un posible cartel, aunque tambien es evidente que no hace
falta lanzar un globo sonda para saber que cualquier aficionado al
Jazz estaría encantado de ver a Sonny Rollins o a Wynton
Marsalis en un escenario mallorquín.

Llama la atención la insistencia
respecto a Clint Eastwood, el nombre del director ya salto hace
algunos años como invitado a un ciclo de cine. Eastwood ha
estado muy vinculado al mundo del Jazz, entre otras cosas por firmar
una de las películas dedicadas al género más
memorables de cuantas se han hecho, por poseer una de las colecciones
privadas de discos de Jazz más grandes del mundo y por tocar
el piano bastante mejor que Woody Allen el clarinete, aunque a
diferencia del de Nueva York, Eastwood solo lo toque en la intimidad.

Este año se apuesta por mover el
festival fuera de la temporada de verano y de reducir suduración a
cuatro meses, fórmula que nos parece más adecuada que
la de alargarlo durante todo el año, sobre todo porque supone
animar el panorama jazzístico durante el invierno, que en este
aspecto se nos hace cada año un poco largo.

Se pretende potenciar una oferta
complementaria con exposiciones y masterclass, una de las facetas
mas apetecibles pero menos desarrolladas del festival, cualquier mejora será
agradecida, y esperamos que la reacción del público sea
la adecuada frente al esfuerzo que supone organizar este tipo de
actividades.

 

Pese a la crisis, parece que este año saldrá
adelante el Jazz Voyeur festival y realmente es de agradecer que la
organización apueste fuerte en un año que claramente
será difícil para este tipo de eventos.

Reply

Leave a comment.