PEGASUS-AlcúdiaJazz 2009

pegasus max sunyer 2.jpg

 

 

 

Que veintisiete años no son nada !!!



Y esa es la conclusión que sacamos el sábado pasado en el Auditori de Alcúdia. Con una entrada ligeramente por encima de la media, unas 200 personas, Pegasus demostró que el tiempo no pasa por igual para todos.

 

pegasus max sunyer 1.jpg

 

 

PEGASUS

AlcúdiaJazz 2009

26 de septiembre de 2009, Auditori d'Alcúdia, 22:00

Santi Arisa(bateria)-Rafael Escote(bajo)-Kitflus(teclados)-Max Sunyer(guitarra)-Dan Arisa(percusión)

 

 

Ilustradora la anécdota, Dan Arisa nació el año en que fundaron lo que a ellos les gusta llamar “conjunto”, y ciertamente se mostró como un percusionista de gran nivel, el "profe" en casa y el ritmo en la sangre, casi nada. Además, no muy a menudo podemos decir que los percusionistas no “molestan”. En el caso de Dan, la habilidad con la que  se integra en un conjunto con tanta historia a sus espaldas, demuestra su talento.

 

pegasus santi arisa 1.jpgEntrada espectacular y directos al mundo Pegasus. Ya esta que podemos discutir mucho de estilos, pero a mi esto me suena a jazz-rock del bueno, joder, del buenísimo !!!

 


No se si tiene mucho sentido analizar la labor de los individuos cuando es evidente que aquí se trata de un “conjunto” que suena mas potente y creativo que la suma de sus elementos(lo cual ya es difícil).

 

Desde su “cockpit”, el capitán de la nave Pegasus está pendiente de todo, es casi imposible hacerle una fotografía, es vibración constante, proporciona una impresionante consistencia al bloque. “Kitflus” lo tiene todo bajo control, pero es con Pegasus donde le descubrimos en su faceta mas contundente.

Santi Arisa es el otro pilar de Pegasus, parapetado tras una batería dispuesta cual fortaleza, simplemente “no para”, es un pulso constante, intenso, contundente y sin estridencias, es junto a Kitflus el “alma”, el motor.

pegasus-kitflus.jpgRafel Escoté es constantemente una presencia discreta, no gusta de exhibicionismos, pero su labor es un referente continuo y aporta "ese punto funky" que se complementa tan bien con los teclados. Max Sunyer fluye libremente, nos regala las poses mas “rockeras” de la noche, y cuando no dobla los motivos que se suceden en las composiciones de Pegasus, disfruta del privilegio de moverse a sus anchas por el universo Pegasus.

Una noche consagrada a la intensidad eléctrica y con espacio para la improvisación.
Los Pegasus están sin duda en plena forma, y aunque actualmente la solidez de su proyecto viene de la experiencia y no de la irreverencia juvenil, lo que esta claro es que siguen en esto con el mismo vigor “de un tiempo”.

 

 

 

pegasus.jpg
Mas fotos aquí

 

Reply

Leave a comment.