El mito de las grabaciones Savory

national_jazz_museum.jpg

 

william_savory.jpgEl artículo de Chema García en El País, nos informa de que el National Jazz Museum de Harlem ha conseguido hacerse con uno de los mitos de la ingeniería de sonido del jazz: el archivo de William Savory.


 

coleman_hawkins_gottlieb.jpgAdemás de la calidad técnica que atesoraba William Savory y de ser también músico, la clave de sus grabaciones reside en que están hechas sobre emisiones radiofónicas o en directo, superando las limitaciones impuestas por la duración de los soportes que venia condicionada por las 78 revoluciones por minuto de los discos para venta comerccial(Savory formaría parte después de la II GM del equipo que desarrolló el disco de 33rpm).


La duración de estas grabaciones, nos lleva a resultados como un “Body and Soul” de seis minutos por Coleman Hawkins en 1940, incluyendo un solo de cinco coros, en los que para algunos ya anuncia el modal que Miles popularizaría con Kind of Blue 20 años mas tarde(puestos a elucubrar, que al menos sea impactando…).
Las grabaciones de músicos que en la actualidad son prácticamente ignorados, también puede sacudir los cimientos de la historia del jazz ofreciendo una nueva perspectiva sobre la significación y repercusión de estos músicos.

 

Además, Savory registró momentos históricos como el Swing Carnival del Randall’s Island Stadium de 1938, considerado como el primer open air festival.

 

El personaje también se las trae, participo en numerosos proyectos del Laboratorio Naval de Investigación además de servir como piloto de pruebas y de combate. Después de la guerra trabajó para Columbia y en 1950 fue fichado por Angel Records, el sello de clásica de EMI.
Posteriormente se mudó a Washington, donde trabajó con un contratista de defensa en comunicaciones electrónicas y aparatos de vigilancia, por lo que algunos le vinculan con la CIA. Al retirarse, sus compañeros le regalaron una placa que rezaba “Para el maestro de los proyectos misteriosos”.

 

En la web del museo podéis escuchar algunas muestras de las grabaciones, y por lo que nos relata Chema García, ya se esta negociando su publicación a medida que avanza el delicadísimo proceso de restauración.

El mismo, nos recuerda otras grabaciones míticas del jazz, siendo el caso mas cercano el de Ebbe Trabeg, cuyas grabaciones en el Whisky&Jazz siguen hibernando en su fundación, esperando tal vez la solución del mismo problema que sufren las grabaciones de Savory; se han comprado las grabaciones y se han de restaurar, pero, ¿donde reside la titularidad sobre los derechos de reproducción de lo que contienen…?

 

El País

New York Times

National Jazz Museum de Harlem

Reply

Leave a comment.