Sunflower Quartet+Elena Ledda-Jazz Voyeur Festival 2010

francesca_corrias_1.jpg

 

Ciertamente quedamos pocos que todavía sepamos lo que es una “cara B”, pero no podemos evitar pensar que en el concierto de esta noche, la sorpresa y el jazz estuvieron en “la cara oculta” representada por Francesca Corrias y su Sunflower Quartet.

francesca_corrias_2.jpg

 

Jazz Voyeur Festival

Teatre Principal, 15 de septiembre de 2010. 21:00 

 


Sunflower Quartet
Francesca Corrias: veu, flauta, loopstation.
Sandro Muro: piano
Filipo Mundula: contrabaix
Pierpaolo Frailis: batteria

 

 

Elena Ledda Sestetto & Rita Marcotullo
Elena Ledda: veu
Mauro Palmas: màndola
Silvano Lobina: baix
Simonetta Soro: veu
Andrea Ruggeri: bateria
Marcello Peghin: guitarra
Rita Marcotulli: piano

Sunflower Quartet eran los encargados de calentar la noche, y a juzgar por el baño que se dio su vocalista-flautista-líder, lo lograron.
Tema introductorio a cuatro bandas consigo misma, con ayuda de “loop station” se fabricó una interesante base rítmica para improvisar a caballo entre la libertad vocal de Maria Joao, la gestualidad de Björk y la referencia constante de Ella Fitzgerald.

Rodeada de 3 complementos a su genio, Francesca Corrias barrió del recuerdo lo que vendría después, dejando huella con una propuesta enraizada en excesiva formalidad de su trío, pero al que ella aportó la genialidad.

Personaje a seguir y de innegable carácter(es suficiente con visitar su myspace…), Francesca es de las que te reconcilian con el cansino mundo de las vocalistas.

Otro tema fue la cabeza de cartel, Elena Ledda. En la tradición más Mediterránea de las voces femeninas, es inevitable evocar la figura de nuestra Maria del Mar Bonet, salvando por supuesto las insuperables distancias de carisma, timbre y trayectoria.

Rodeada de músicos de calidad pero sin ninguna aproximación al lenguaje del jazz, Elena Ledda ofreció una agradable selección de su repertorio, íntimamente ligado al Mare Nostrum y a la canción tradicional sarda. Ciertamente, quién guste de este estilo debió disfrutar intensamente de las constantes y evocadoras llamadas al espíritu de su Cerdeña natal.
Cabe decir, que esta propuesta encararía de maravilla en el casi desaparecido espíritu que impregnaba allá por los lejanos 80’s las “Cançons de la Mediterrània”, diluido en los últimos años a base del sinvergonzante esparcimiento de fondos públicos en base a criterios cuatrienales…

 

 

Elena Ledda:

elena_ledda_1.jpg

 

Reply

Leave a comment.